sábado, 30 de septiembre de 2017

Lo han vuelto a hacer. Nos han vuelto a ganar





Es la primera vez que hemos sido vencidos en la larga lucha por el progreso económico y social de España en tanto que movimiento revolucionario moderno; para encontrar en nuestra historia otra derrota auténtica tenemos que remontarnos a los campos de batalla de Villalar en el primer tercio del siglo XVI. Como el ave Fénix de sus cenizas, así nos habíamos repuesto siempre de todos los descalabros, superando momentos terriblemente dramáticos de inquisición política y religiosa, dejando girones de carne palpitante en las garras del enemigo […] Pero esta vez nos sentimos vencidos. ¡Vencidos! ¿Para quién, para qué clase de hombres, para qué razas, para qué pueblos tiene esa palabra ¡vencidos! la significación que tiene para nosotros? ¡Felices los que han muerto en el camino, porque ellos no han tenido que sufrir lo que es mil veces peor que la muerte: una verdadera derrota, definitiva para nuestra generación.

DIEGO ABAD DE SANTILLÁN. Por qué perdimos la guerra
               
            Los políticos nos tratan como si fuésemos giipollas y, las cosas como son, les suele dar buen resultado. Como ya escribí en otra ocasión, son grandes conocedores de nuestras miserias y jamás desaprovechan la ocasión de beneficiarse de ellas. De este modo, cuando se quedan sin argumentos racionales para defender su gestión, nada mejor que acudir a los irracionales y atávicos para que la gente se meta en su trinchera y comience a lanzar piedras. El caso catalán es el más conspicuo y reciente ejemplo.

            Los políticos son hijos (putativos o naturales) de las élites económicas. Y, a decir verdad, la élite económica catalana y la del resto de España han hecho siempre buenas migas. Hicieron piña en torno a Primo de Rivera para sostener a Alfonso XIII, con el que se habían puesto las botas convirtiéndose en testaferros de las  multinacionales extranjeras y repartiendo las concesiones de los nacientes servicios públicos y monopolios (electricidad, agua, petróleo, tranvías, teléfono, etc.). Financiaron y facilitaron el golpe de Estado de Franco, dividiendo al país en dos, en cuanto vieron que la cosa se les volvía a complicar, primero  en octubre del 34 y luego en enero del 36 (Cambó y el Marqués de Comillas se cuentan entre los que financiaron al bando nacional y el periódico del Conde de Godó, la Vanguardia, recibió así la entrada de las tropas de Franco: “Barcelona para la España invicta de Franco”, el 27 de enero de 1939). Y, finalmente, hicieron de Pujol y CiU el puntal para sostener el decorado democrático de la Segunda Restauración, ora pactando con Felipe, ora pactando con Aznar.

            La cosa ha funcionado de puta madre, cada gorrinito en su charca retozando entre comisiones a base de bien, hasta que llegó la crisis. Entonces hubo que meter la tijera y los mismos políticos que eran aplaudidos cuando inauguraban hospitales y escuelas durante las vacas gordas, eran ahora increpados cuando los cerraban durante las vacas flacas. La gente empezó a señalarles como responsables del espolio y la rapiña de la que habían sido objeto y a rodearles, primero en el Parlament y luego en el Parlamento. ¡Ostias! Igual venía bien volver a dividir a esa masa de descontentos antes de que les acabase engullendo. ¿Cómo? Pues como siempre: propaganda, propaganda, propaganda.

            Para dividir a una población suele ser bastante socorrido recurrir a entidades metafísicas (Dios, la nación, etc.) que, por ser terriblemente subjetivas, se prestan fácilmente a la discordia. La cuestión religiosa ya había sido ampliamente sobada en el 36 y, aunque se intentó con el aborto, no tiene el tirón que tenía, así que se echó mano de la idea del Estado-nación, un concepto reaccionario que nació hace más de dos siglos oliendo a sotana rancia y a pachuli de señoritingo, pero que parece incombustible. Pongamos que se escenificó de la siguiente forma: Llegó el bueno de Mas pidiendo más dinero a Rajoy, este le dijo que no tenía ni para lo suyo, y el otro dijo que como no se lo daba montaba un referéndum de independencia. Como lo del referéndum no dio el juego esperado, hubo que hacer unas elecciones plebiscitarias, se suenan más a chungo y a “esto va en serio”. Pero tampoco. Así que ha habido que ir subiendo y subiendo la intensidad teatral de las cosas, con cargo a los presupuestos generales, por supuesto,  y a la ignorancia de la gente.
           
            Pues bien, por fin lo han conseguido. Las élites catalanas (que a nadie se le olvide en manos de quien están Antena 3, La Razón, El País, La Vanguardia, El Periódico o El Punt Avui,  encargados de calentar el proceso) ya han conseguido ponerse a la cabeza del nacionalismo, dividir a la izquierda y sacar a las calles a la gente en post de su referéndum, un referendum que no entiendo por qué habría de dar más frutos que los anteriores, si se desarrolla en las mismas circunstancias. Las élites del resto de España (tirando de La Brunete mediática de la que hablaba Anasagasti) han hecho lo propio y en el colmo del paroxismo, el PP ha vaciado los cuarteles para frenar un referéndum que, como he dicho, ya me contarán por qué había de ser distinto a los anteriores en los que al día siguiente no ha pasado nada; haciendo ver, eso sí, lo en serio que se toman lo defender España. Y la gente aplaudiendo ufana. ¡Qué prado de pena!

            Nos han vuelto a ganar. Nos han vuelto a dividir. Ahora resulta que los que han estado durante años jodiendo y robando se erigen en salvadores de España y Cataluña, respectivamente. Los que antes estábamos unidos frente a ellos ahora estamos separados alrededor suyo. Los que no nos representaban resulta que vuelven a representarnos. Han vuelto a hacerlo: Como digo, nos han vuelto a ganar. Volvemos a ser el desgarrado coro que canta las hazañas de héroes impostados. Otra ocasión que se va a la mierda; otra generación que se va a tomar por el culo.


Quizá te pueda interesar... 

43 comentarios:

  1. Absolutamente de acuerdo, una vez más, nos han vuelto a ganar. Y lo que nos espera.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario. Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. No veo yo a El país ni a La Razón a favor del referéndum ni de la independencia

      Eliminar
    3. Además el pueblo no es tan tonto, ERC lleva funcionando muchas décadas y la división o fractura de idearios ha existido siempre aunque solapada, lo que pasa es que si se juega en terreno nacional entonces no pasa nada, no hay división, pero si se quiere jugar en el otro terreno, igual de legítimo, entonces los independentistas son vistos como fracturadores del pueblo catalán. Eso es hacer simplemte trampa. El caso es no reconocer al pueblo catalán como sujeto independiente y soberano de decisión política.

      Eliminar
    4. Totalmente de acuerdo...somos marionetas

      Eliminar
    5. No es irrealidad el proceso independentista ha contado con la mitad de la población desde el principio y esto ha sido así por la perversa manipulación de la ideología pasando por encima de la crisis económica y social que sufrimos los de la calle y que también ellos se han pasado por el forro

      Eliminar
  2. No te sulfures, es política, y a falta de la coacción de la violencia (terrenal o divina), hacemos uso de la "democracia" tan manida por todos.
    A este respecto, quisiera recomendar la escucha de la, a mi juicio, magnífica explicación de lo que es la democracia a manos de Ignatius Farray, mas o menos en el minuto 10 del programa:
    http://cadenaser.com/programa/2017/09/13/videos/1505317117_504972.html

    A tope con esa idea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario. Estese tranquilo, no ando sulfurado. Si lo dice por las palabrotas, las he incluido porque, según anda el debate, si no empleas unas cuantas no eres nadie. Es solo un recurso retórico. En el fondo mi ánimo se parece mucho al del ingeniero del Titanic.

      Eliminar
  3. Gracias.. si fuese un superhéroe te eligiría como consejero, eso sí, después de eliminar a toda la cúpula política. Borrón y cuenta nueva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Las cosas como son, bastante tengo con lo mío como para aconsejar a nadie. Pero se agradece el cumplido. Y eso sí, tenga en cuenta que los políticos son el síntoma, no la causa.

      Eliminar
  4. Tienes razón. Quina pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Quizá haya abierto una posibilidad poco explorada. Lo de tener razón es más complicado. Implica asumir que la razón se puede tener, cosa que no tengo del todo clara y que, por ser una razón metafísica y extensa, excede el espacio de un comentario. Un cordial saludo.

      Eliminar
  5. Creo que el problema que hay y porqué no se entiende el problema de Cataluña es que muchos creéis que el independentismo es en gran parte a causa de los políticos, cuando en realidad fueron los políticos quienes subieron al carro cuando el pueblo empezó a moverse. Reducir el independentismo a Puigdemont y cia es un error que veo muchas veces (que no digo que no hayan ayudado). Nada más lejos gran parte de mi circulo más cercano es independentista, pero la mayoria reniega del partido de Puigdemont.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pero eso no quita que la propaganda en Cataluña haya dado sus frutos. Es un claro dilema de qué fue primero, el huevo o la gallina. Yo no tengo empacho en reconocer que la manipulación informativa me la ha metido doblada, y no estaría de más que otros hicieran lo mismo

      Eliminar
    2. El deseo de constituir un Estado-nación en Cataluña lleva presente, de manera latente o patente,con unos u otros matices, al menos desde 1931, cuando se proclamó por primera vez la república catalana. Pero ni ha sido un interés mayoritario ni dominante hasta que las élites catalanas y su brazo político, CiU o el PDeCAT, han utilizado sus resortes económicos y propagandísticos en pro de la causa. Fundamentalmente a eso me refería. La alianza entre PDeCAT, Esquerra y las CUP es meramente incidental y creo que no tardarán el aparecer las tensiones, porque cada uno de ellos tiene una idea diferente de qué es una nación y de cómo ha de plasmarse este abtruso concepto en el caso concreto catalán. Gracias por su acerado comentario. Un cordial saludo.

      Eliminar
  6. Unio Democratica a desaparecido y Convergencia de subió al carro de la independencia para que no le pasara lo mismo. No controlan la masa, aunque pueden controlar los tempos. En verdad no sabemos que es lo que ocurrirá, si ya esta pactado previamente o no, pero los dos extremos han tensado demasiado la cuerda y el pueblo no aceptara una vuelta atrás. Los dos tienen que seguir adelante, DUI y 155, cerrar TV3 y encarcelar al gobierno catalán. Entonces el pueblo de Catalunya saldrá en masa a la calle a defenderlos y EU obligara a España a retroceder.
    Después de eso una posible posible reforma de la constitución y una Espanya realmente federal.
    A los catalanes se les convencerá a base de propaganda que és la mejor opción y que todo va a mejorar.
    Por el otro lado España seguirá unida y puede que fondos de la UE tapen la parte de dinero que vuelve a Catalunya.

    Y así nos plantamos en 2025, capeando la crisis y esperando que el dinero vuelva a fluir.

    He dicho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá sea como dices pero mucho me temo que EU (y/o UE, que no tengo claro a quién te refieres) no intervendrán hasta que no vean correr sangre. La sombra de los Balkanes es alargada.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por su comentario. El tiempo le dejará la razón un rato o se la quitará para siempre. Un cordial saludo.

      Eliminar
  7. Todavía no han ganado, hay mucha gente defendiendo la bandera blanca.
    ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario. Sería un buen síntoma de madurez democrática y social, pero creame que aunque podamos ser muchos, sus altavoces y herramientas son mucho más potentes...No va a ser rápido ni fácil. Un cordial saludo.

      Eliminar
  8. ¡Qué grande!
    He pensado este conflicto desde muchos puntos de vista, pero me has abierto una nueva e interesante dimensión.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Justo era eso lo que pretendía: Ampliar el espectro. Un cordial saludo.

      Eliminar
  9. Vamos a ver, con indepedencia de lo acertado o no de mandar 5.000 efectivos, o de mandar desalojar los colegios (creo que un error de bulto).... esto de "ya me contarán por qué había de ser distinto a los anteriores" pues como que la Generalitad (a diferencia de las anteriores) había afirmado que esta vez en caso de ganar al si proclamaría al dia siguiente la independencia, no se al autor a mi la secesión de facto me parece un pequeñísimo detalle oye.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar. En ese caso lo distinto es el día siguiente, no el día del referendum. Y si lo distinto se da al día siguiente, es al dia siguiente cuendo hay que actuar de otra manera. Un cordial saludo.

      Eliminar
  10. +1

    Sólo mentes abiertas son capaces de ver esto. Crear discordia es justo lo que buscan con este teatro de marionetas. Las personas en la calle manifestándose y ellos comiendo ostras en su sofa mientras lo ven desde la TV.

    Se ha perfecionado mucho la técnica de la manipulación

    Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. No sé si leyó mi enlace sobre Edward Barnays, pero realmente la esencia de la propaganda ya se aplicaba en Estados Unidos en los años 20. Quizá se hayan sofisticado un poco los métodos, pero por asombroso que parezca la esencia permanece. Cuando hace 5 años leí Propaganda, de Edward Bernays, flipé en colores al contemplar cómo un libro que tenía casi un siglo hablaba de cosas que, para mi, eran de rabiosa actualidad. Un cordial salduo.

      Eliminar
  11. Aunque me parece muy interesante lo que dices, se me escapa algo. ¿El éxodo de empresas y bancos forma parte de la comedia? No sé encajarlo bien dentro del planteamiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario. A mi me parece que sí, que el éxodo no es sino una teatralización que buscar revertir el proceso. A las élites les interesa dividir a la población, que no se hable de sus estructuras de extracción de renta...Pero no les interesa ni por asomo una república catalana con un gobierno de izquierdas aliado con los antisistema de las CUP que igual hasta les expropian o confiscan las empresas. Por eso ahora tratan de equilibrar la balanza amenazando con marcharse o marchándose. Una marcha que no deja de ser un mero trámite jurídico, pues lo que trasladan es la sede social, no las oficinas ni las instalaciones.

      Por cierto, se ha visto claro quién manda aquí y que los políticos son los empleados de mantenimiento de las grandes corporaciones. Al gobierno le ha costado menos de un día diseñar un decreto ley a medida de La Caixa para que pueda trasladar su sede social sin tener que pasar por la junta de accionistas, que a buen seguro hubiese estado muy disputada, hubiese dado imagen de desunión y habría ventilado un buen montón de mierda. Además, por mucho que se empeñen en sacar a pasear las trompetas de Jericó, un cambio de la sede social no significa nada, pues ni siquiera implica un cambio del domicilio fiscal. Espero haberle aclarado un poco la cosa. Un cordial saludo.

      Eliminar
  12. Aunque algunos no se hayan dado cuenta, no estamos siendo testigos de un enfrentamiento entre Cataluña y España, sino de un efrentamiento entre Madrid y el resto de España.
    España, por su geografia, por su historia y por la diferente idiosincrasia de los pueblos que la forman, es el país predestinado para formar una federacion. La propuesta de una federación no es, ni mucho menos, nueva, pero Madrid siempre la ha desechado, con la arrogancia del poder, consciente de las consecuencias que una federación supondría para ese “constructo”artificial, incapaz de subsistir por sí mismo allá, en medio de la meseta. En un estado federal Madrid, capital de España, se desinflaría como un globo mal cerrado, y eso es lo que quieren evitar a toda costa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Justo. No tengo demasiados conocimientos del asunto, pero no sé si un estado federal solucionaría la situación. Te lo digo porque tengo entendido que la autonomía catalana es posiblemente, junto con la vasca, la más desarrollada de Europa, con más competencias propias que los estados alemanes. No sé qué más se les puede ofrecer a los catalanes aparte de un pacto fiscal como el que tiene el País Vasco. Si tienes más datos, informa cuando puedas, por favor.


      Eliminar
    2. Muchas gracias por tu comentario. Algo de razón no te falta, cuando se funda el Estado español moderno, con la Primera Restauración, se produce un gran acuerdo entre la burguesía vasca, la catalana y la madrileña en la que el principal activo de la última es ser la sede capitolina y cortesana. Y, efectivamente, los distintos territorios españoles han tenido una organización territorial y legislativa propia, por lo menos, hasta la promulgación de los Decretos de Nueva Planta por Felipe V. Es decir, el centralismo es, en gran medida, una imposición traida por una dinastía foránea que trasladaba los moldes franceses a los territorios hispanos, pero no es fruto de la evolución natural de las formas de organización territorial y de gobierno oriundas.

      Viendo que esta imposición no ha servido nada más que para centrifugar los territorios americanos hasta 1898 y los peninsulares despuás, las dudas sobre lo óptimo del modelo me parecen bastante razonables. Un cordial saludo.

      Eliminar
  13. Por lo demás, me parece muy bueno el artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Como le comentaba al señor Justo, el centralismo borbónico empezó a poner fin a las tradiciones políticas y territoriales que se habían desarrollado en las diferentes regiones del solar hispano, de modo que recuperar esas tradiciones autoctonas después de dos siglos es francamente complicado, porque incluso en los territorios donde esa conciencia histórica parece estar más fresca, ésta no es más que el resultado de reconstrucciones y relatos elaborados por los que se erigieron en portavoces o profetas de dicha conciencia a finales del siglo XIX.

      El actual diseño autonómico precisamente se caracteriza por carecer de diseño, por ser hijo del oportunismo y la precipitación. No obedece a un orden racional (fíjese si no en la terrible disparidad entre unos territorios y otros) ni a implicaciones históricas (el territorio de Castilla, por ejemplo, está repartido en cinco comunidades autónomas nada menos). Por tanto el mal funcionamiento del actual sistema autonómico poco tiene que ver con su caracter federal, ni se presta tampoco a ello. A mi modo de ver, implantar ahora en España una solución federal es algo tan extemporáneo como lo fue en su dia optar por el centralismo, pues carecemos de esa tradición. A mi modo encontrar acomodo (que no dijo ya solución) al rompecabezas territorial español pasa por grandes dosis de creatividad, generosidad y paciencia. Y, según ahora lo veo, debería prevalecer el derecho de los individos (entidades mas facilmente sustanciables) sobre el de los pueblos o las naciones (por ser entidades más lábiles).

      Un cordial saludo.

      Eliminar
  14. Sería suficiente con señalar que una federación no tiene nada que ver con ese estado de autonomías que “disfrutáis” actualmente en España. Eso que tenéis por allí es el regalo, a veces inteesado, de un estado eminentemete centralista a las regiones de la periferia. En una federación, como la suiza, cada estado (cantón) cede libremente competencias a un poder central, y se reserva otras, con absoluta capacidad de decisión. Todos sabemos qu el modelo funciona a la perfección , incluso la predisposición a la solidaridad entre csntones es envidiable. La soidaridad es un acto voluntario, libre. Una solidaridad impuesta es vasallaje.

    ResponderEliminar
  15. Respuestas
    1. Muchas gracias. Yo he cambiado alguna coma y he puesto algún acento, y además no tendría empacho en cambiar incluso párrafos enteros si, llegado el caso, alguien me convence. Un cordial saludo.

      Eliminar
  16. No estoy de acuerdo. Este referendum era bien distinto, vinculante, violento, con más implicación del pueblo, un censo de verdad y largamente discutido antes.
    Tampoco creo que era la propaganda lo que encendió la gente, al menos no en el sentido que dices. La gente en Cataluña está muy quemada por los escándalos del PPSOE, y viendo los resultados de las últimas 2 elecciones generales, han llegado a la conclusión de que a mucha gente en España realmente no les interesa que las cosas cambien.
    La propaganda de los grandes medios la sabe descifrar cualquiera que quiere hacerlo, sabemos decir cuàndo se desinforma sobre los políticos, bancos, corruptos, causas varias.. viendo que al final la gente no hace nada, claro aquellos que lo ven, se desesperan.
    Y si esto lo ve sufieniente gente que encima coinciden con vivir en la misma zona y hablan el mismo idioma, descubren que tienen un pretexto perfecto para salir de ésta.
    De todas formas la estrategia que comentas es totalmente cierta e utilizada, pero quizas no en este caso.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario y por discrepar. Entiendo tu postura y los presupuestos de los que partes. Y, a mi modo de ver, ésta podría explicar el separatismo catalán de izquierdas. Ahora bien, entonces la duda que surgiría es qué hacen las élites burguesas catalanas (y su manifestación política, el PDeCAT) metidas en eses proceso, cuando han sido a Cataluña lo que el PP al resto de España: La trompa del mosquito por la que han ido drenando los recursos de todos. Mi idea es que detrás de ese pisostón al acelerador independentista hay una estrategia política de connfusión y enredo que va más allá de la búsqueda de la independencia, de ahí mi artículo, que no deja de ser una hipótesis más o menos arriesgada. Un cordial saludo.

      Eliminar
  17. Al análisis le ha faltado tocar el plano económico. Uno de los grandes problema de España es su deuda pública (si sumamos todo: deuda pública del estado, autonomías, ayuntamientos, empresas públicas... según el BdE es ya más de 1.3 billones de €).
    Los políticos han estado robando calderilla y contentando a la gente gastándose un río de dinero traído del futuro que vamos a tener que pagar con sangre, sudor y muchas lágrimas próximamente.
    La gente es tan ignorante que se cree que el gasto público se ha disparado por cosas como los coches oficiales o la corrupción... y no por intentar querer vivir como Alemania a base de crédito en vez de con empresas competitivas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David, muchas gracias por comentar. No te falta razón, pero ten en cuenta que el artículo, que ha de ser breve si quiere ser leído, versaba sobre las maniobras de ocultación, no tanto sobre lo que se oculta. Pero sí, mientra hablan de la ruptura de la unidad de España esconden un fenómeno como el de la deuda pública, que puede puede literalmente hacerla pedazos (igual nos toca vender puertos e islas como están haciendo los griegos).

      Ahora bien, dicrepo con usted en que el problema de España se un problema de deuda pública; el problema de España es un problema de deuda externa, sobre todo privada, de las grandes empresas, y de las maniobras que llevan a cabo los políticos para convertirla en deuda pública (autopistas rescatadas, rescates bancarios, concesiones escandalosas, obras públicas sin sentido, contratos de privatización de aguas, avales del Estado, leyes ad hoc, etc.). La verdadera corrupción en España sale publicada en el BOE. Es decir, la mayor parte de las empresas del IBEX no son competitivas per se, sino porque están dopadas a base de fondos públicos (lo de las CTC del sector eléctrico fue ya de traca) y cuentan con un mercado laboral a precios de saldo. En este país han vivido como en Alemania muy pocos, pero ahora nos va a tocar trabajar como en China a todos, para pagarlo. De eso hablé ya aquí:

      http://unalatadegalletas.blogspot.com.es/2012/05/mandeville-y-la-fabula-de-las-ovejas.html

      Un cordial saludo

      Eliminar
  18. Cuando han estado unidas las izquierdas?

    ResponderEliminar
  19. Buenos Dias: Decirte que tu argumento es mas literario que realista.Y te explico la Elite Catalana, desde mi punto de vista si que ha logrado dividir pero su mayor logro, no es la division es la manipulacion del pueblo en pro de sus intereses economicos.¿Como?.Con el arraigo de costumbres y tradiciones en exceso con el fomento de la economia " La pela es la pela".Con el futbol,controlando la educacion con el fomento de la envidia, controlando al Clero etc.....
    Y a dia de hoy que es lo que tiene la Elite Catalana en el haber de los libros contables aparte de muchas "Pelas". Pues tiene cientos de miles de soldaditos manipulados y crispados por que tienen que pagar una hipoteca todos los meses, pagar peajes por toda Cataluña soportar un nivel de vida estilo New York con sueldos Catalanes etc etc...Y cual es la mayor certeza de esta humilde reflexion: Pues que esa Elite podra vivir estilo New york alli, en España en Cataluña o en Donde desee y que sus negocios estaran a buen recaudo sobre todo en Cataluña.El Consejo de Ciento es el Inicio de una Elite que poco le importa abanderar una Republica un Rey una Constitucion una revolucion mientras la Pela este bien segura genere Pela y este a buen recaudo. Saludos

    ResponderEliminar
  20. +1

    Sigo pensando: ¿Qué le ha pasado a la izquierda catalana para que defienda los ideales de la derecha más radical?¿es que nadie veía el tono fascista del discurso?

    "No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace la revolución para establecer una dictadura" - George Orwell

    ResponderEliminar